2.7.08

Lo que Grant legó a Robert



Cuando Grant MacLennan murió repentinamente en Mayo de 2006, The Go-Betweens dejaron de existir. Había sido la luz del grupo, las melodías más fluidas, la voz más correcta y el compositor de las canciones más optimistas y extrovertidas de cada disco. Robert Forster se complementaba de forma brillante con Grant. Representaba el lado más extravagante y oscuro, los ritmos más cortantes y rasgados, la voz más difícil e íntima. Las composiciones de cada uno de ellos tenían su aroma particular, pero unidas formaban discos perfectos, entre ellos Tallulah o 16 Lovers Lane, en los que Grant logra crear canciones pop perfectas.
Tras su parón de 11 años la calidad de las canciones que componían cada uno siguieron caminos distintos, marcados por sus carreras en solitario. Mientras que Grant seguía reproduciendo sonidos explotados, aunque con geniales arreglos, Robert se centró en su faceta brillante de cantautor,mucho más puro, consiguiendo resultados más irregulares.
Desde 1996 Robert no había publicado nada en solitario. The Evangelist es su reciente trabajo, el mejor, en el que Grant parece estar presente. Los arreglos, los coros, huelen a él. Más que un homenaje prece que Robert se ha bebido a Grant y se le nota en la piel.
Agradezco tanto talento.
Publicar un comentario