19.5.10

La Esteban, esencia de España

Aunque no soporto los concursos de Telecinco -porque no son realmente concursos-, ayer tuve el honor de ver durante un zapeo el baile -creo que final- de Edurne y Belén Esteban en MQB. No sé de estas cosas demasiado, pero era algo así como si ponemos a un Cisne junto a una gallina. O como si ponemos a cantar a Bruce Springsteen y Bisbal. Edurne, aun con su aburrido ser simpático bailaba, mientras que la otra avanzaba como un pato mareado por la pista, meneada sin compasión por su acompañante bailarin y mirando de reojo sin enterarse de mucho a todo lo que le rodeaba.




Hoy me entero -sin demasiada sorpresa- que la Esteban ha ganado el concurso. Algo que estaba cantado hace mucho tiempo: poco importan las horas de esfuerzo y de ensayo por parte de la otra señorita. Poco importa el talento -ni siquiera el instrumental-. La ganadora es la de las lágrimas, la princesa del pueblo, fea, sin coordinación, sin estilo.
¿Es la Esteban la metáfora del destino de España? ¿Es ahora el que triunfa un tipo que inspira compasión, una cáscara vacía, una persona que no trabaja y luego se queja de vida dura? ¿Alaba España como heroína a aquella que resopla y se rebela contra los "sabios" encargados de juzgarla? La Esteban no quiere aprender, no quiere mejorar. Sólo quiere mantener su feudo de lágrimas y rabia, la versión castiza de la protagonista de All tomorrow's parties. Una ola de compasión y empatía destruirá España. Porque el gandúl no es que sobreviva -a lo que tiene derecho-, sino que además se convierte en estrella, vence al que trabaja y lo hace con mala educación. Aquellos que creen que la televisión es un mundo aparte ayer se llevaron un chasco: MQB es España, y la Esteban su esencia.
Publicar un comentario