19.12.06

Lo mejor del 2006


Llevo semanas dándole vueltas a hacer algún tipo de ranking sobre lo que me ha gustado del año que ahora termina. Ya estaba casi decidido a no hacerlo por:
1. Mi mala memoria. En la mayoría de casos no consigo recordar si algo se hizo o no este año, ni tan siquiera si yo lo conocí en los últimos doce meses.
2. La mayoría de navegantes a los dos o tres días de leer constantemente listas acaba muy muy harto y no es plan de acabar con las pocas visitas que recibo.

Sin embargo, tras pasar yo mismo unos ratos divertidos esta tarde con las listas de pitchforkmedia y alguna más (mi preferida, la de El Emperador de los Helados), he decidido crear una lista distinta, que no es tanto una lista como un recorrido breve por las cosas que han ocupado especialmente mi atención los últimos meses. Aquí empezamos:

MÚSICA.

Lo mejor:


Sr. CHINARRO: Hace muchos años que disfruto con el señor Chinarro. Pero cuando me enteré de que iba a sacar nuevo disco (ya la venta, pero aún no me he pasado por la FNAC a pillarlo), me dediqué a sacar sus discos a mi columna de habituales y me di cuenta de que es el mejor músico español en la actualidad. Letras chinarras para siempre, metamúsica y uno de los pocos artistas del sur que no me suenan repugnantemente folclóricos. Aquí tenéis un adelanto de su nuevo trabajo.

EL COLUMPIO ASESINO: Esta afición es más reciente, y sólo por ello menos intensa. Pixies de cabaré, letras perversas y mecanismos oxidados. Muy recomendable.

BLOC PARTY El disco es del año anterior, pero tras una escucha justo hace ahora un año me conquistaron par siempre. Rock para los que no les gusta el rock. El estribillo de Banquet casi diría que es de lo mejor de esta década, y el crescendo de This modern love es de poner los pelos de punta.

PIANO MAGIC -disaffected: Es del 2005 también, pero me enganchó este año. Pop con guitarras góticas y unas gotas de electrónica. En este disco está la canción que Björk siempre ha querido hacer pero no puede porque está fatal de lo suyo.

CSS (Cansei de ser sexy): Este tipo de música no me tira demasiado, pero he de reconocer que son sorprendentes y divertidos. Mientras culturetas variados intentan hacer que LCD soundsystem o M.I.A. parezcan divertidos, CSS realmente lo son.

DO IT AGAIN: A tribute to Pet Sounds: Este disco homenaje al Pet Sounds de Beach boys nos lleva lejos de la adolescencia y nos introduce en la nostalgia y la soledad de crecer. Cuando esas melodías quedan desnudas de hermosas voces y se muestran puras e incluso retorcidas aprecias aún más a Brian Wilson y te preguntas que para qué los beatles.

GNARLS BARKLEY: Creo que St. Elsewhere es el disco que más veces he oído este año. No es mi estilo tampoco, pero tal sobredosis de talento y energía conquista a cualquiera. Pese a lo que digan muchos, este puede ser un disco muy energético, pero no es en absoluto alegre. Pasión enfermiza diría yo.

APSE -spirit: Gran disco. Me lo compré hace unas semanas, así que aún no lo he oido demasiado, pero el Bloody roots de Sepultura es una tontería al lado de esto. No se me desanimen, que no se parece en nada a los brasileños.

STELLA MARIS de Einstürzende Neubaten: Gran hit. Hay veces que no entiendo cómo una canción como esta no se convierte en un superventas.

TOM WAITS- orphans: Hacía ya un par de años que tenía bastante abandonadito a Waits, pero ese distanciamiento ha sido bueno para que nuestro reencuentro sea aún mejor de lo que podía haber sido. Canciones-joya, una presentación magnífica y, oh, esa voz...

Lo peor (en lo que podía haber estado bien):

BOB DYLAN - Modern times: Ya lo he dicho aquí, una patata, con la que además un amigo estuvo torturándome hace un par de semanas.

WILCO: Creía que me gustaban pero no me gustan. Me aburren. Debe ser porque a veces parecen unos Beatles rocanrroleros. Tienen grandes momentos, pero soy incapaz de soportar un disco entero.

YO LA TENGO - I am not afraid of you and I will beat your ass: Creía que Yo La tengo eran incapaces de hacer un mal disco, pero con sus dos últimos largos de material nuevo me han demostrado que estaba muy muy equivocado. Jamás les creí capaces de ser tan dispersos y tan, tan sosos.


Aquí tengo poco más que decir, ya que por suerte son pocos los bodrios con los que se han encontrado mis orejas voluntariamente. Otra cosa ha sido entrar a bares y no oír nada más que porquería OT y cosas por el estilo.

CINE

Lo mejor:

Hijos de los Hombres: Maravillosa. Grande, fantástica.

Estrella Oscura: Reencuentro con esta película primeriza de John Carpenter, que podrá gustarle incluso a aquellos que odien a John Carpenter. Me impresionó de chaval y ahora no me ha decepcionado. Y me ha puesto tan melancólico como aquella primera vez.

Master & Commander: He disfrutado, no ya de la película, que tenía muy vista ya, sino de una breve conversación con un amigo en la que estuvimos de acuerdo en que no tiene más remedio que convertirse en un clásico del cine con el tiempo. Y, ojo, opino lo mismo de Hijos de los hombres.

Brokeback mountain: Yo no quería ver esta película. Mi chica puso en mi contra este verano a sus sobrinas, que cada vez que estaban en mi presencia coreaban "Brokeback, brokeback". No tuve más remedio que acabar con la tortura asistiendo a una pipesca sesión de cine de verano en la que ví otra película que creo no será olvidada con el tiempo. A todos aquellos que casi me convencieron para no verla, tildándola de penosa he de decirles que:
a) No les gusta el cine o
b) Son profundamente homófobos.
De nuevo Ang Lee y sus plantas meciéndose al viento. Es muy de cine oriental pero mucho mejor.

La Balada de Cable Hogue: De nuevo Sam Peckinpah sorprendiéndome gratamente; divertida, irreverente y, de nuevo, como Grupo Salvaje, cientos de veces imitada y homenajeada.

Lo peor:

Cars: Soy fan de pixar, y creí que estaba ante una nueva Toy Story. Una historia simplona que algunos hacen pasar por profunda simplemente porque se trata de una película de dibujos animados. Escasísimos toques de humor decente y mucha, mucha moralina.

Firewall: Fue la compañera de la sesión doble en la que vi Brokeback mountain. Un auténtico pestiño con un Harrison Ford acabado, y un gran logro al conseguir que un argumento que a priori aseguraría un rato entretenido se convierte en una agonía y un aburrimiento. Una pena que no ganasen los malos esta vez.

El Ilusionista: La crítica está justo aquí abajo.

El laberinto del Fauno: Las razones un poco más al fondo.

Infiltrados: No es que sea una película mala, pero tenía que ponerla aquí después de oír a tantos gafapastas diciendo que el maestro había vuelto. Una crítica muy acertada aquí. E insisto, los últimos segundos de la película, tras el desenlace, son de lo peor que he visto en el cine en mucho tiempo.

Si todas estas recomendaciones e insultos os sirven para disfrutar de algo nuevo o evitar pasar un mal rato, daré por bien empleado este tiempo que ahora mismo considero una pérdida de tiempo.
Publicar un comentario