12.1.10

Lo que no es lo mejor del año


Algunos me han pedido mi lista de lo mejor del año. No, no es que me consideren un gurú de estas cosas, sólo quieren mi lista para discutir rabiosamente. Me temo que no tengo ganas de hacerla, o quizás la tenga lista para marzo.
Pero lo que si tendré que hacer es explicar qué dos cosas no entrarían ni de broma en mi lista, dos objetos culturales que han sido número uno en prestigiosos blogs y revistas musicales.

nonúmero1: Animal Collective. Merriweather post pavilion. Desde su portada -que no es otra cosa que una ilusión óptica vista mil veces en los correos electrónicos que te manda tu suegro- hasta su profundo despropósito musical. En una primera escucha me llamó algo la atención, pero pronto me di cuenta que ese supuesto discazo -aparecido también muy alto en las listas de lo mejor de la década- no es sino una insoportable colección de sonidos inconexos sin coartada intelectual. Diciendo lo mismo podríamos estar hablando de una obra maestra, si no fuese porque el conjunto es un auténtico tostón que garantiza una jaqueca de forma casi instantánea. ¿De verdad alguien ha oído ese disco sin acabar con dolor de cabeza? ¿De verdad todo eso tiene algún sentido? ¿tiene alguna pretensión de no tenerlo? En cualquier caso, me alegra mucho saber que alguien ha dicho lo que se tenía que decir

nonúmero1: Up. Este caso es distinto. Porque Up me parece una película decente. La primera mitad es emotiva de más, pero la segunda es realmente divertida. Sin embargo, me ocurre lo mismo que con Wall-E: no voy a valorar el triple una peli sólo porque sea de animación. Y es que aunque el tratamiento narrativo sea inteligente y en algunos casos llamativo, aunque parece que sólo la animación es capaz de conservar una chispa de humor clásico, los golpes de ingenio y la destreza técnica no bastan para considerar grande una película con historia más que mediocre con mensaje políticamente correcto. Uno se pone tierno en la sala de cine, pero al salir de ella tiene que ponerse a pensar un poquillo. Aunque haya visto una de dibus.
Publicar un comentario