4.8.07

Te vas a comer todos los rojos.

Una semana de no pensar. Pero como qué. Envido, envido a pares tres. Mi corazón palpitubo. Qué pasa por poner un granjero o un caballero. Me he mirado en tu espejo y he envejecido tres años. Empieza aquí y acaba aquí; ya el camino se ha cerrado. Entonces, ése lo has colocado ahí. Me toca, ¿no? Estamos jugando aún. Me cago en los claustros de las narices. Estoy enclaustrado en un claustro. ¿Qué es un post? En estos días en que Julito... Como poner, lo puede poner. Tú eres lo que eres. A mí me da igual gato que gata. No se puede forzar la máquina del pensamiento (¿Ves? Ya me lo he quitado de encima). Todavía tienes que dibujarle el jardín chino. No se vive del cuento. Ha habido un cortar y pegar en autocad que ha sido la hostia. Tenemos que recordar que ésta ha sido la mejor partida de ovejas del universo. Menos es más. (Pero... ¿menos por menos, o más por menos?).
Publicar un comentario