25.4.07

Día del libro, su éxito muestra su fracaso


Hace unos días se publicó el libro de un amigo y compañero. Quería anunciarlo en este blog el día del libro, celebración de la lectura como medio de transmisión de ideas y pensamiento. Sin embargo, tras pensarlo un poco decidí no hacerlo. Y es que el Día del Libro, en su éxito, con las grandes cifras de ventas muestra en realidad el fracaso de la lectura en nuestro país. Parece ser que ese día se vende un porcentaje muy alto de la cifra total de libros en un año. Y eso no es algo para celebrar. Aquellos en los que la lectura sea un hábito "compulsivo" sean bienvenidos a esta pequeña celebración en torno a una obra que promete ser muy interesante.

Desde luego, tampoco se defiende aquí el hábito de leer por leer. Si echo un vistazo a los libros más vendidos se me cae el alma a los pies. Desde luego, cuando se considera la lectura como alternativa salvífica frente a la televisión o la Playstation, yo insisto en preguntar QUÉ libro frente a QUÉ programa de Televisión.

Sin más introducción, aquí tienen un pequeño resumen del libro que quería presentar, escrito por su propio autor:

Las indecisiones del primer Liberalismo español. Juan Sempere y Guarinos.

Image Hosted by ImageShack.us

El primer liberalismo español ofrece un campo de investigación y debate enorme. Yo he intentado mostrar que entre algunos de los últimos ilustrados se produjo una feliz evolución hacia las primeras formas de liberalismo. Y lo he hecho centrándome en la vida y la obra de Juan Sempere y Guarinos, un tipo no muy conocido (espero que a partir de ahora más) que, la verdad, no tuvo mucha suerte en la vida: sufrió dos exilios, los liberales casi se lo cargan en el Retiro, Fernando VII lo expulsó también de España; después los liberales, durante el trienio liberal, lo recibieron como uno de los suyos... En fin, una vida de expulsión, maltrato y estudio y servicio a la modernización de España que, a mi modo de ver, merece ser conocida por los españoles de hoy, consevadores, liberales o progresistas.

Una de las lecciones que más me sedujeron de toda la obra de Juan Sempere fue su realismo inmisericorde y su desprecio por los mitos históricos. Creo que, sólo por esto, Sempere debe ser una figura a tener en cuenta en el pensamiento español. Son muy pocos los intelectuales españoles, hasta el día de hoy, que se han atrevido a despreciar el peso de la historia y defender la realidad del presente, del modo tan radical a como lo hizo Sempere -y, a pesar de todo, continuar siendo un conservador. Eso de ser un conservador sin historia, no tradicionalista... creo que es todo un arte. A mí, desde luego, me ha servido de mucho.

Espero que este trabajo pueda ser de algún provecho para ustedes, que, en última instancia, son el motivo real de que uno encuentre un sentido a sus papeles.

Como señala la contraportada: "Este libro pretende, a su modo, cumplir ese deseo que el viejo Sempere confesó ya retirado del mundo en su pueblo: La perennidad me hará justicia."

Publicar un comentario